Servicios y Espectáculos

STRAVAGARTE

Se presenta un lienzo de grandes dimensiones en color blanco y diversos recipientes que contienen pigmento semi-líquido, colores básicos.

Inducidos por la música, aparecen en el recinto escénico de múltiples formas, diversos personajes. Estos toman una apariencia, una imagen contemporánea en los escasos pertrechos y accesorios que pudieran vestir dado que van prácticamente desnudos. Estos son tres hombres y tres mujeres.

Los diferentes intérpretes empezarán a resolver diversas acciones en el escenario a modo de ritual, tomando esta idea como el artista que se enfrenta a su propia obra de arte mediante una atmósfera que evoque una especie de trance creativa.

Los actores comenzarán a pintar sobre la tela con diferentes colores, trazos, lineas, manchas, fruto de su lucha interna para hacer salir sus sentimientos y emociones mas primarias. A medida que los actores comienzan a diseñar y crear la composición pictórica el desconcierto y conflicto de sus acciones hace que estos comiencen a interactuar entre sí provocando que acaben pintándose entre ellos como lo harían en el propio lienzo. Sus cuerpos semidesnudos se cubren por una segunda piel moviéndose plásticamente formando actitudes y pasos coreografiados que parecen hacer vivir bailando por si solos a los propios pigmentos. Todos los intérpretes representan un solo artista, desmembrado en su interior por sus múltiples “YOS” artísticos.

De este modo el lienzo ya pintado con una caleidoscópica composición de color será agredido por los personajes hasta hincar y rasgar la superficie de su tela de forma que los orificios, incisiones y grietas creadas sirvan de ventanas para hacer asomar los brazos, piernas y rostros de los intérpretes como si la pintura realizada sobre el lienzo tuviera vida propia, vida con rostros y manos.

MGproducciones-Consortmusic s.l. © 2011